News & Press releases

Número de entradas: 99

03
Julio 2013

Foto de los miembros del ICE (CSIC-IEEC)


Este es nuestro personal del ICE(CSIC-IEEC)
27
Junio 2013

Descubren una nueva clase de estrellas pulsantes en un sistema binario eclipsante


El hallazgo de pulsaciones no-radiales en la pre-enana blanca y su estudio por medio de la asterosismología abren la puerta para comprender este tipo de estrellas con mucho mayor detalle.
·       El sistema descubierto es un sistema binario compuesto por el núcleo desnudo de una gigante roja y una estrella similar al Sol. ·       El hallazgo de pulsaciones no-radiales en la pre-enana blanca y su estudio por medio de la asterosismología abren la puerta para comprender este tipo de estrellas con mucho mayor detalle.       Barcelona 27.06.2013   Un estudio liderado por el Dr. Pierre Maxted, del Keele University y el Dr. Aldo Serenelli, investigador del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC-IEEC), ubicado en el campus de la UAB, ha logrado observar, por primera vez, pulsaciones no-radiales en una estrella progenitora de una estrella enana blanca de baja masa. Gracias al estudio de las pulsaciones y a que la estrella pertenece a un sistema binario eclipsante, se han podido determinar las características evolutivas del sistema. Los resultados de este descubrimiento han sido publicados en la prestigiosa revista Nature. Una enana blanca es una estrella que se encuentra en su fase final de vida. La mayoría de las enanas blancas en el Universo no tienen una fuente de energía nuclear y, por ende, emiten radiación sólo a expensas del calor almacenado en su interior. Además, generalmente presentan una capa de hidrógeno muy fina en su superficie. Estas características permiten calcular fácilmente su edad en función de su luminosidad, lo que las convierte en cronómetros precisos. Sin embargo, este último argumento parece no cumplirse para el sistema binario en cuestión. El sistema J0247-25 fue descubierto por la red de telescopios SuperWasp ubicados en el observatorio Roque de los Muchachos, en La Palma, Canarias y en el South African Astronomical Observatory, en Sudáfrica. Las observaciones confirmaron que el sistema está compuesto por el núcleo de una estrella gigante roja, en proceso de convertirse en una enana blanca de baja masa, y una estrella parecida al Sol, de la secuencia principal, orientadas de tal manera en el cielo que, desde la Tierra, puede observarse como las estrellas se eclipsan entre sí. Debido a que el sistema es eclipsante, los científicos utilizaron el telescopio New Techonology Telescope (NTT) del Observatorio Austral Europeo (ESO) y UVES del VLT para determinar, con muy alta precisión, la luminosidad, el radio y la masa de ambas estrellas. Comparando los datos observacionales con modelos teóricos de evolución estelar en sistemas binarios, descubrieron que la precursora a enana blanca no sólo pulsaba de forma radial, como un globo que se infla y desinfla, sino que también presentaba pulsaciones no radiales, ambas características nunca antes vistas en este tipo de estrellas. Las pulsaciones no-radiales, en especial, permiten desvelar características del interior de la estrella proporcionando información sobre su estructura así como detalles sobre su evolución. El Dr. Aldo Serenelli, experto en evolución estelar, llevó a cabo el desarrollo de modelos teóricos de la evolución de este sistema. El análisis de las pulsaciones de esta estrella y la comparación con los modelos teóricos permitió determinar que, según las pulsaciones de la estrella, la capa exterior de hidrógeno de la enana blanca en formación es mucho más gruesa que en la mayoría de las enanas blancas. El espesor de la envoltura permite que, en el caso de J0247-25, haya temperaturas elevadas en su base (alrededor de 107K) que dan lugar a reacciones nucleares de fusión de hidrógeno. Esta fuente adicional de energía tiene como consecuencia un enfriamiento mucho más lento de la enana blanca que en el caso en que la única fuente disponible de energía es su calor interno.  “Las enanas blancas de baja masa se forman en sistemas binarios, a través de episodios de transferencia de masa a su compañera. El descubrimiento de esta nueva clase pulsante de estrellas, en un estadio evolutivo inmediatamente posterior a la finalización de la fase de transferencia de masa, permitirá determinar la estructura interna de estos objetos y así reconstruir su evolución durante el proceso de formación. Es importante destacar que la evolución de sistemas binarios interactuantes es, desde el punto de vista teórico, muy poco conocido y, en este contexto, el estudio de estrellas pertenecientes a misma clase que J0247-25 permitirán una mejor comprensión de este tipo de sistemas estelares. Además, la determinación de la estructura interna de estas enanas blancas, servirá para desarrollar modelos más precisos de su evolución, en particular de sus curvas de enfriamiento, lo cual permitirá utilizarlas como relojes de precisión en otros campos de la astrofísica como, por ejemplo, la determinación de edades de púlsares de milisegundo.” Por ende, el descubrimiento de esta nueva clase de estrellas pulsantes en sistemas binarios abre una nueva ventana hacia el estudio de las enanas blancas de baja masa. El descubrimiento de pulsaciones en la estrella precursora a enana blanca de baja masa en un sistema binario demuestra que el campo de aplicación de la asterosismología es enorme y reafirman su potencial como herramienta fundamental para comprender la estructura y evolución estelar y, en este caso particular, también la formación de este tipo de estrellas y sus entornos. Este trabajo marca sólo el comienzo de los estudios en este tipo de estrellas. Los autores cuentan, actualmente, con una veintena de sistemas eclipsantes similares a J0247-25. Futuras observaciones permitirán elucidar si estos sistemas presentan también pulsaciones no radiales que permitan determinar su estructura interna con alto grado de precisión. Asterosismología La Asterosismología se basa en estudiar la estructura interna de las estrellas mediante la interpretación de las frecuencias naturales de oscilación que producen. Las oscilaciones dentro de una estrella se producen en una multitud de modos, cada uno con un frecuencia particular, y proporcionan información del interior estelar debido a que cada modo penetra a diferentes profundidades de la estrella. De la misma manera que los sismólogos estudian el interior de la Tierra por medio de ondas sísmicas, la asterosismología permite reconstruir la estructura interna de las estrellas.   En el caso del Sol, la estrella mejor estudiada, la asterosismología (en este caso heliosismología) ha permitido determinar cantidades tan importantes como la densidad, la presión, la velocidad del sonido en su interior, la rotación interna con una precisión de 1 parte por mil. Gracias a la heliosismología el interior solar es conocido con muchísima más precisión que el interior terrestre.   Referencia: Pierre F. L. Maxted, Aldo M. Serenelli, Andrea Miglio, Thomas R. Marsh, Ulrich Heber, Vikram S. Dhillon, Stuart Littlefair, Chris Copperwheat, Barry Smalley, Elmé Breedt & Veronika Schaffenroth, Multi-periodic pulsations of a Stripped red-giant star in an eclipsing binary system, doi:10.1038/nature12192, 2013   Enlaces de interés   Página web de la Universidad de Keele sobre el sistema J0247-25:   http://www.astro.keele.ac.uk/~pflm/J0247/   Página web de la ULTRACAM (NTT-ESO):  http://www.vikdhillon.staff.shef.ac.uk/ultracam     Imágenes Figura: Imagen artística del sistema binario eclipsante pulsante. La enana blanca es la estrella que se encuentra delante de la estrella de secuencia principal. Crédito: Keele University.   Nota de prensa (PDF)     Información de Contacto   Aldo Serenelli Email: aldos@ice.cat Tel: 93 581 4366   Departament de Comunicació Científica Institut d’Estudis Espacials de Catalunya (IEEC) Alina Hirschmann Tel: 93 581 4779 Email: alina@ieec.cat  
24
Junio 2013

Logran desvelar como se comportan las grandes tormentas de Saturno


Científicos de la Fundació Observatori Esteve Duran - Institut de Ciències de l’Espai, de la Universidad del País Vasco, y de la Universidad Europea Miguel de Cervantes, investigan una tormenta gigante en Saturno y aportan las claves para explicar su comp
Seva - Barcelona, 21 de junio de 2013. En un estudio liderado por Enrique García Melendo, investigador de la Fundació Observatori Esteve Duran – Institut de Ciències de l’Espai (CSIC-IEEC), en colaboración con el Grupo de Ciencias Planetarias  de la Universidad del País Vasco, y la Universidad Europea Miguel de Cervantes, se dan las claves para entender cómo se desarrollan las tormentas gigantes de Saturno según un estudio de la Gran Mancha Blanca de 2010. Los resultados científicos, que se obtuvieron analizando la evolución de la Gran Mancha Blanca gestada en el 2010, son publicados en la prestigiosa revista Nature Geosience.   Aproximadamente una vez cada año de Saturno, equivalente a unos 30 años de la Tierra, se genera una tormenta de enormes proporciones que afecta al aspecto de su atmósfera a escala global. Estas tormentas gigantes también se denominan Grandes Manchas Blancas, ya que históricamente y desde que se empezaron a observar en 1876, se han presentado como regiones blancas muy brillantes y altamente diferenciadas del resto de la atmosfera del planeta en las observaciones con telescopios terrestres.   Desde el siglo XIX hasta finales del siglo XX sólo se han observado cinco grandes tormentas. La sexta tormenta estaba prevista para 2020, pero anticipándose 10 años apareció en 2010. A principios del mes de diciembre del 2010, Saturno comenzó a mostrar una nube blanca muy brillante a latitudes medias del hemisferio norte. Fue el primer signo de gestación de esta majestuosa tempestad que llegó a alcanzar una superficie de miles de millones de kilómetros cuadrados. En esta ocasión la nave espacial Cassini pudo obtener imágenes de muy alta resolución de la gran estructura meteorológica. La tormenta se originó en un foco pero rápidamente se alargó en longitud y produjo una alteración en la atmósfera, generando un anillo de nubes blancas que envolvió el planeta en menos de dos meses y que perturbó la visión aparentemente tranquila que tenemos de sus nubes. La tormenta fue tan extraordinariamente activa que produjo un calentamiento de más de 60 grados de la alta estratosfera situada encima de la tormenta. Es más, la sonda Cassini, en órbita alrededor de Saturno, registró una actividad eléctrica sin precedentes durante los siete meses de vida de la tormenta.   Tanto el análisis de las imágenes de la tormenta enviadas por la Sonda Cassini de las agencias espaciales europea (ESA) y norteamericana (NASA), como los modelos por ordenador de la tormenta y el análisis de sus nubes, han permitido a este equipo de científicos explicar por primera vez el comportamiento de la tormenta.   El equipo de científicos que publican este estudio en la revista Nature Geoscience, analizaron las imágenes tomadas por la sonda Cassini (NASA/ESA) para medir los vientos en la “cabeza” de la tormenta, el foco donde se originó la actividad, y descubrieron que en esa región la tormenta interaccionaba con la atmósfera circundante formando vientos sostenidos muy intensos de hasta 500 km por hora. “No esperábamos encontrar una circulación tan violenta en la región de desarrollo de la tormenta, que era síntoma de una interacción particular entre la tormenta y la atmósfera del planeta”, comenta Enrique García, de la Fundació Observatori Esteve Duran.   Información de los mecanismos que provocan otros fenómenos meteorológicos   El estudio publicado en Nature Geoscience no sólo aporta el descubrimiento de fuertes vientos asociados a la tormenta, sino que también desvela el mecanismo que los genera. El propio equipo de científicos diseñó modelos matemáticos capaces de reproducir la tormenta en un ordenador, que dan una explicación física del comportamiento de esta tormenta gigante en Saturno. Los cálculos demostraron que el foco de la tormenta, situado en las capas inferiores de la atmósfera y totalmente oculta a las observaciones desde el espacio, debió de transportar ingentes cantidades de gas a las capas más altas de la atmósfera del planeta donde se encuentran las nubes visibles, y liberar enormes cantidades de energía que alteraron el aspecto del planeta durante meses. Esta inyección masiva de energía interaccionó violentamente con los vientos dominantes de Saturno para producir los vientos observados de 500 km/h.   Pese a los avances aportados por este estudio, todavía resulta un misterio la fuente de energía de estas tormentas gigantes, situada posiblemente a unos 250 km por debajo del techo de nubes visibles desde el espacio, donde condensa el agua en Saturno. A pesar de su enorme actividad, la tormenta no es capaz de modificar sustancialmente el régimen de vientos dominantes, que soplan permanentemente en la misma dirección que los paralelos terrestres, pero sí interaccionar violentamente con ellos. Una parte importante de los cálculos por ordenador se realizaron gracias al Centre de Serveis Científics i Acadèmics de Catalunya (CESCA), y los medios informáticos del Institut de Ciències de l’Espai (ICE).   Más allá de la curiosidad por conocer los procesos físicos que conllevan a la formación de estas gigantescas tormentas en Saturno, el estudio de estos fenómenos permite conocer mejor los modelos meteorológicos y de comportamiento de la atmósfera terrestre en un medio ambiente muy diferente e imposible de simular en un laboratorio. Las tormentas de Saturno son en cierto modo un banco de pruebas de los mecanismos físicos que generan otros fenómenos meteorológicos en la Tierra.     Referencia: E. García-Melendo, R. Hueso, A. Sánchez-Lavega, J. Legarreta, T. del Río-Gaztelurrutia, S. Pérez-Hoyos, J. F. Sanz-Requena. Atmospheric Dynamics of Saturn’s 2010 giant storm. Nature Goescience, DOI:10.1038/ngeo1860.         Notas para el Editor   Fundació Observatori Esteve Duran (FOED) Investigación astrofísica privada en Catalunya   La Fundació Observatori Esteve Duran (FOED) es una fundación privada sin ánimo de lucro, creada en 1997 con el objetivo de llevar a cabo investigación puntera en Cataluña. La Fundació lleva el nombre de Esteve Duran, creador del Observatori Esteve Duran. En el momento de su creación, su telescopio de 60cm de abertura constituyó el instrumento de observación astronómica más grande de Catalunya. La FOED, entre otras tareas, ha realizado contribuciones significativas sobre el conocimiento de los planetas gigantes del sistema solar, Júpiter y Saturno, y ha colaborado con el Space Telescope Science Institute en el descubrimiento de planetas alrededor de otras estrellas.   Nature Geoscience es una revista especializada en geociencias, abarcando desde la geofísica terrestre a la de los otros planetas del sistema solar. Nació en 2008 en el seno del grupo editorial Nature y en poco tiempo se ha establecido como la revista de mayor impacto en su campo. Esta es la segunda vez que este equipo de científicos publican en una revista del grupo Nature sobre la tormenta gigante de Saturno de 2010, ya que apareció otro estudio en el número de Nature de julio de 2011, liderado por Agustín Sánchez Lavega del Grupo de Ciencias Planetarias en la Universidad del país Vasco, en el que se aportaban datos sobre la atmósfera más profunda de Saturno gracias al estudio del desarrollo de la misma y que mereció la portada de la revista.   Enlaces de Interés:   Animación de la Gran Mancha Blanca de Saturno del 2010, realizada por la FOED, e imágenes de alta resolución: http://planetariafoed.wordpress.com (la página web será abierta al público cuando se levante el embargo)   Página web del FOED sobre las grandes tormentas de  Saturno: http://planetariafoed.wordpress.com   Página web de la Sonda Cassini (ESA/NASA): http://saturn.jpl.nasa.gov/  
11
Junio 2013

Los púlsares cocinan "pasta nuclear"


El estudio ha desvelado una posible explicación sobre el motivo por el cual las estrellas de neutrones no rotan con períodos más lentos que 12s. Los resultados de este estudio han sido publicados en Nature Physics
·       El estudio ha desvelado una posible explicación el motivo por el cual las estrellas de neutrones no rotan con períodos más lentos que 12s. ·       Los resultados de este estudio han sido publicados en Nature Physics.       Barcelona 10.06.2013   El proyecto liderado por investigadores de la Universidad de Alicante en colaboración con investigadores del Instituto de Ciencias del Espacio ICE(CSIC-IEEC), ubicado en el campus de la UAB, ha logrado desvelar una posible teoría que explique porque los púlsares de rayos X no pueden rotar con períodos de rotación superiores a los 12s. El estudio ha logrado determinar que esta limitación es, en realidad, debida a la existencia de nuevas fases exóticas de la materia.   Los púlsares son estrellas de neutrones, ultracompactas y fuertemente magnetizadas, en rotación, que emiten radiación con una periodicidad sorprendente. Al nacer, tienen un período de rotación determinado pero, a medida, que evolucionan, se van frenando, rotando cada vez más lentamente. Históricamente se había observado que los radio-púlsares, aquellos que detectamos en ondas de radio, presentaban períodos de rotación inferiores al límite de 12s (rotan más rápido) sin que hubiese una explicación teórica que respaldase estas observaciones.   Tal limitación normalmente se atribuía a un simple efecto observacional: los púlsares que giran más lentamente son menos luminosos en radio y al mismo tiempo son técnicamente mas difíciles de detectar en las surveys radio. Sin embargo, con el creciente número de púlsares de rayos X, detectados en la última década gracias a instrumentos espaciales de tecnología avanzada, se observó, con un considerable asombro, que en rayos X tampoco había ningún púlsar que tuviera un período de rotación mayor a 12s. Es más, la relación observada entre el periodo y la luminosidad del púlsar en ondas radio no se cumple para el rango de rayos X.   Por ende, el estudio firmado por el Dr. José A. Pons, el estudiante de doctorado Daniele Viganò, del Dpto. de Física Aplicada de la Universidad de Alicante, y por la Dra. Nanda Rea del Instituto de Ciencias del Espacio (IEEC-CSIC), ha logrado encontrar una explicación sobre la acumulación de púlsares de rayos-X con períodos cercanos a 10-12 s. “Ese límite superior se debe a la existencia de una nueva fase exótica de la materia, denominada pasta nuclear, que se encuentra en la corteza interna de la estrella, cerca del núcleo”, explica la investigadora Nanda Rea, del Instituto de Ciencias del Espacio. Dicho estado o fase exótica de la materia sucede cuando la combinación de la fuerza nuclear y la electromágnetica, a densidades cercanas a la de los núcleos atómicos, favorecen el ordenamiento de los nucleones (protones y neutrones) en formas geométricas no esféricas, básicamente en  láminas o filamentos, como la lasaña o los spaghetti.     Según comenta el Prof. Pons: “Esta puede ser la primera evidencia observacional de la existencia de la fase de pasta nuclear en el interior de estrellas de neutrones, lo cual puede permitir que futuras misiones de observatorios de rayos X puedan usarse para aclarar aspectos de cómo funciona la interacción nuclear que aún no está del todo clara”.   Tal y como comenta Nanda Rea, “los resultados obtenidos abren una nueva posibilidad de restringir aún más las propiedades de transporte de la corteza en estas estrellas extremadamente compactas, utilizando las distribuciones del período de rotación y la derivada del período. Las misiones espaciales actuales y futuras, tales como LOFT (Large Observatory For X-ray Timing) permitirán aumentar las estadísticas de los púlsares de rayos X, y junto con los  modelos teóricos utilizados como insumo para los estudios de síntesis de población de estrellas de neutrones, seremos capaces de acotar, con precisión, las propiedades de la corteza interna de estos objetos y, por ende, precisar la ecuación de estado de la materia densa”.   El Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC-IEEC) esta trabajando activamente en la parte científica y tecnológica de la misión espacial LOFT, que se encuentra actualmente en fase de valoración por la ESA (http://www.isdc.unige.ch/loft/).     Referencia: José A. Pons, Daniele Viganò, Nanda Rea. A highly resistive layer within the crust of X-ray pulsars limits their spin periods: Nature Physics. DOI: 10.1038/NPHYS2640  
Enlace a la Nota de Prensa (PDF)

Enlace al artículo de Nature Physics: http://www.nature.com/nphys/journal/vaop/ncurrent/pdf/nphys2640.pdf   Enlace a la nota de prensa del CSIC: http://goo.gl/jBbKn     Información de Contacto   Nanda Rea Email: rea@ice.csic.es Tel: 93 581 4366   Josè A. Pons Email: jose.pons@ua.es Tel: 96 590 9599     Departament de Comunicació Científica Institut d’Estudis Espacials de Catalunya (IEEC) Alina Hirschmann Tel: 93 581 4779 Email: alina@ieec.cat         Imágenes     Figura 1: Representación artística del interior desordenado de una estrella de neutrones. Crédito: Nanda Rea  
07
Junio 2013

La lluvia de Dracónidas de 2011 depositó en la Tierra una tonelada de material meteorítico


Los investigadores han obtenido las órbitas en el sistema solar de una veintena de meteoros

REF: Medio Departamento de Comunicación
Un trabajo liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) demuestra que cerca de una tonelada de material procedente del cometa 21P/Giacobini-Zinner fue depositado en la atmósfera terrestre el 8 y 9 de octubre de 2011, durante una de las lluvias de estrellas fugaces más intensas de la última década, que registró una actividad de algo más de 400 meteoros por hora. Cada 6,6 años, el cometa Giacobini-Zinner circula por el sistema solar interior y pasa por el perihelio, el punto más cercano al Sol de su órbita. En ese momento, el cometa sublima los hielos y eyecta gran cantidad de partículas que se distribuyen en filamentos. De ellas, las más antiguas han formado un enjambre que la Tierra transita cada año a principios de octubre. El resultado es una lluvia de estrellas Dracónidas –los meteoros de este cometa provienen de la constelación boreal Draco-, que golpean la atmósfera terrestre a unos 75.000 kilómetros por hora, una velocidad relativamente lenta comparada con otros enjambres meteóricos. “Cuando un cometa se aproxima al Sol sublima parte de sus hielos superficiales y la presión del gas impulsa infinidad de partículas que adoptan órbitas alrededor del Sol y forman auténticos enjambres. El estudio demuestra que la tarde-noche del 8 al 9 de octubre de 2011 la Tierra interceptó tres densos husos de partículas dejadas por el cometa a su paso por el perihelio”, explica el investigador del CSIC en el Instituto de Ciencias del Espacio Josep Maria Trigo. Los investigadores, que publican sus resultados en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, han obtenido las órbitas en el sistema solar de una veintena de meteoros y, de ese modo, han corroborado el origen en ese cometa periódico de las partículas que produjeron el estallido. Para ello han contado con 25 estaciones de vídeo-detección operadas por la Red de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos y con la colaboración de astrónomos aficionados. Dos de esos filamentos de meteoroides, que ya habían sido predichos teóricamente, han sido identificados por los científicos con los dejados por el cometa en 1874, 1894 y 1900. Sin embargo, los científicos han constatado que hubo otra región densa interceptada por la Tierra que no había sido predicha y que supone un nuevo reto para los modelos teóricos. En un segundo artículo, los investigadores analizan la composición química de seis bólidos de ese enjambre del cometa registrados durante el estallido. “Uno de ellos, con una masa inicial de seis kilogramos y casi medio metro de diámetro, llamado Lebrija en honor a la ciudad andaluza que sobrevoló, llegó a rivalizar con la luminosidad de la Luna aquella noche”, asegura José María Madiedo, investigador de la Universidad de Huelva y coordinador de este segundo trabajo. Los seis fragmentos analizados tienen una composición posiblemente similar a las condritas carbonáceas (un tipo de meteoritos ricos en materia orgánica), pero son mucho más frágiles. “No parecen haber sufrido alteración química en su breve estancia en el medio interplanetario, algo que resulta muy interesante para corroborar el papel astrobiológico de estas partículas en el transporte continuo de agua y materia orgánica a la Tierra”, resalta Trigo.
  • Josep M. Trigo-Rodríguez, José M. Madiedo, I. P. Williams, Joan Dergham, Jordi Cortés, Alberto J. Castro-Tirado, José L. Ortiz, Jaime Zamorano, Francisco Ocaña, Jaime Izquierdo, Alejandro Sánchez de Miguel, Jacinto Alonso-Azcárate, Diego Rodríguez, Mar Tapia, Pep Pujols, Juan Lacruz, Francesc Pruneda,13 Armand Oliva,14 Juan Pastor Erades y Antonio Francisco Marín. The 2011 October Draconids outburst – I. Orbital elements, meteoroid Q1 fluxes and 21P/Giacobini–Zinner delivered mass to Earth. MNRAS. DOI: 10.1093/mnras/stt749.
Nota de prensa (117 kb) [Descargar]
Foto 1 (4 MB) [Descargar]
Foto 2 (7 MB) [Descargar]
Vídeo [YouTube]
04
Junio 2013

Preparados para el Lanzamiento


Éxito en la prueba final sobre el corazón de la misión espacial LISA Pathfinder
El banco óptico de la misión LISA Pathfinder (LPF) aprobó, con un rotundo éxito, numerosas pruebas realizadas recientemente en el Instituto de Investigación Gravitacional (IGR) de la Universidad de Glasgow. Científicos del IGR aseguraron que el sistema de medición de alta precisión está preparado para sobrevivir fuerzas de hasta 35 g (35 veces la aceleración de la gravedad en la Tierra) durante el lanzamiento del cohete. "Con las pruebas exitosas realizadas sobre el instrumento, hemos logrado cumplir con un hito importante de la misión. El sofisticado interferómetro láser funciona muy bien y está listo para su funcionamiento en el espacio. Estamos muy contentos de que la misión LPF esté muy bien encaminada para la fecha prevista de lanzamiento en el 2015 " ha comentado el Dr. Christian Killow (Advanced Fellow de la Alianza de Física de Universidades Escocesas). "La misión LPF abrirá las puertas a eLisa, un observatorio espacial de ondas gravitacionales que revolucionará muchas áreas de la astrofísica, la cosmología y la física fundamental", ha mencionado el Dr. Carlos F. Sopuerta, investigador del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC-IEEC), de Barcelona.   LISA Pathfinder es   una misión de la ESA que tiene como objetivo probar tecnologías clave y pioneras, esenciales para futuros observatorios espaciales de ondas gravitacionales, las cuales no se puede probar en la Tierra sino únicamente en el espacio. Para lograr esto, se ha partido de un brazo láser de la estructura de una misión grande de ondas gravitacionales y se ha reducido los millones de kilómetros de longitud que este tiene a sólo 40 cm para hacerlo caber en una sola nave espacial. El banco óptico probado en el IGR de Glasgow es el corazón de LPF.  Ahora mismo se encuentra en camino hacia Astrium Alemania para una integración completa en el paquete tecnológico de LISA Pathfinder. Una vez en Astrium, el banco óptico se someterá a controles de salud para testear los fotodiodos que convierten los rayos láser en señales eléctricas, y también se analizarán las mediciones a niveles de micras de las posiciones del haz sobre los fotodiodos - un indicador claro y sólido de que el banco ha sobrevivido al viaje sin cambios.     Forjando el camino   LISA Pathfinder está preparando el camino para una misión espacial a gran escala diseñada para detectar uno de los fenómenos más elusivos de la astronomía - las ondas gravitacionales. Es necesario contar con una precisión extrema para detectar las diminutas ondulaciones en el tejido del espacio-tiempo predichas por Albert Einstein. La detección directa de ondas gravitacionales añadirá un nuevo sentido a nuestra percepción del Universo: por primera seremos capaces de ESCUCHAR al Universo porque las ondas gravitacionales son similares a las ondas sonoras. Por ende, la astronomía de ondas gravitacionales complementará nuestra comprensión del Universo y su evolución. Las ondas gravitatorias detectadas y medidas por una misión espacial de gran escala nos permitirán por ejemplo, seguir y analizar la formación, el crecimiento y la historia de la fusión de agujeros negros masivos. También nos permitirá confrontar la Relatividad General con observaciones, y se podrá probar física nueva y cosmología.   Colaboración Internacional   LPF es una misión dirigida por la Agencia Espacial Europea (ESA). En la misión han participado empresas espaciales europeas e institutos de investigación de Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, España, Suiza y Reino Unido así como la Agencia Espacial Estadounidense (NASA).
El concepto y los detalles del sistema óptico para la misión LISA Pathfinder se han desarrollado y construido en el Instituto Max Planck para la Física Gravitacional (Albert Einstein Institute) en Hanover, Alemania. Su director, Karsten Danzmann, es Co-Investigador Principal de la misión y comparte el liderazgo científico con Stefano Vitale, de la Universidad de Trento, Italia.
El Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC-IEEC), por medio del grupo de Astronomía de Ondas Gravitacionales-LISA, ha jugado un papel importante en LISA Pathfinder. En colaboración con la industria local, el grupo ha diseñado y construido la Unidad de Gestión de Datos (DMU), el ordenador que controla los experimentos a bordo de LISA Pathfinder. El grupo también ha contribuido con el subsistema de diagnósticos, un conjunto de sensores de alta sensibilidad para el control térmico y magnético y un monitor de radiación de partículas cósmicas ionizadas.   El Futuro   ESA ha publicado recientemente una llamada para recibir propuestas escritas describiendo Temas Científicos para las siguientes dos misiones de la ESA de tipo grande, L2 y L3, que serán lanzadas en 2028 y 2034 respectivamente.  El 24 de Mayo de 2013 el Consorcio de eLISA envió a ESA una propuesta describiendo la ciencia de la misión eLISA: El Universo Gravitatorio.
El Consorcio de eLISA, una colaboración independiente y autofinanciada de científicos de Alemania, Dinamarca, España, Francia, Holanda, Italia, el Reino Unido y Suiza, está convencido de que un observatorio espacial de ondas gravitatorias en la franja baja de frecuencias es una herramienta ideal para progresar en nuestro conocimiento y comprensión del Universo.     Para más información   Página web de LISA/LPF:
http://www.elisa-ngo.org/articles/lisa-pathfinder http://support.elisascience.org/
Página Web del grupo de Astronomia de Ondas Gravitacionales-LISA, del Instituto de Ciencias del Espacio:
http://gwart.ice.csic.es
Página Web del Instituto Max Planck para la Física Gravitacional:
http://www.aei.mpg.de/hannover-en/66-contemporaryIssues/home/index.php   Sitio web de la ESA:
http://www.esa.int/Our_Activities/Space_Science/LISA_Pathfinder_overview   Sitio web de la Agencia Espacial del Reino Unido:
http://www.bis.gov.uk/ukspaceagency/missions/lisa-pathfinder-developing-a-gravitational-wave-detector   Contacto   Dr. Carlos F. Sopuerta Institut de Ciències de l'Espai (CSIC-IEEC) Campus UAB, Facultat de Ciències Edifici C5, parells, 2a planta 08193 Bellaterra (Barcelona), Spain Tel: +34 93 5868040 / 644004636 Email: sopuerta@ieec.uab.es http://gwart.ice.csic.es   Susanne Milde, Milde Science Communication Tel: +49 (0)331 583 93 55 Email: milde@mildemarketing.de   Alina Hirschmann, Comunicación Científica Institut d’Estudis Espacials de Catalunya (IEEC) Tel: +34 93 581 4779 Email: alina@ieec.cat                 Imágenes     Figura 1: Banco óptico del LISA Pathfinder- Crédito: Paul Gavin/IGR/AEI/Milde Science Communication       Figura 2: Examinando el banco óptico para ver señales de contaminación. - Crédito: Paul Gavin/IGR/AEI/Milde Science Communication       Figura 3: Control posterior de la posición exacta de los espejos y otros elementos después de la última ronda de pruebas térmicas al banco del LISA Pathfinder. - Crédito: Paul Gavin/IGR/AEI/Milde Science Communication Nota de Prensa (PDF)
     
23
Mayo 2013

El más debil y más viejo de los monstruosos magnetares anómalos


Ubicado en nuestra misma galaxia, el magnetar se encuentra a unos 6500 años de luz de distancia y es el más viejo de su clase. Sus propiedades han cuestionado la forma en que evolucionan las explosiones de supernovas, que dan lugar al nacimiento de estos
Barcelona 23.05.2013   Parece ser que los magnetares débiles comienzan a ser más frecuentes de lo que se creía ya que en un proyecto liderado por la investigadora Nanda Rea, junto con J.M.Girart, A. Palau y A. Papitto, del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC-IEEC) ubicado en el campus de la UAB, se ha logrado confirmar un nuevo magnetar anómalo, SGR 0418+5729, el segundo de su clase. Los resultados de este estudio serán publicados el próximo mes de junio, en la revista The Astrophysical Journal. En realidad, este magnetar fue el primero en detectarse pero el segundo en confirmarse al 100% después del primer magnetar anómalo SWIFT J1822.31606, también descubierto por un grupo de científicos liderados por Rea. Contrario a lo que predecía la teoría, SGR 0418+5729, detectado en el 2010, presentó las erupciones violentas y repentinas en altas energías (gamma-ray bursts) típicas de un magnetar clásico pero ha demostrado tener un campo magnético muy débil en comparación con otros magnetares. Su campo magnético es tan bajo que los investigadores han podido estimar su edad en aproximadamente 550.000 años y deducir que es el magnetar más antiguo que existe hasta el momento. Por ende, tal y como comenta Rea “este descubrimiento tiene importantes consecuencias sobre la evolución de las estrellas de neutrones y el posible entendimiento que tenemos de las explosiones de supernovas”. Las observaciones en rayos-X de SGR 0418+5729 se llevaron a cabo durante más de tres años con los telescopios espaciales Chandra, XMM Newton, RXTE y Swift, de la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Estadounidense (NASA). Se han necesitado las observaciones de tantos instrumentos espaciales porque, como comenta Alessandro Papitto, experto en el análisis temporal de púlsares, “para medir el campo magnético con alta precisión, se necesita obtener observaciones durante muchos años y de forma muy regular”. Paralelamente, se hicieron observaciones en longitudes de onda radio, en óptico y rayos gamma pero no se logró detectar el objeto en estas longitudes de onda, descartando, así, la posibilidad de que haya un disco de polvo alrededor del magnetar que podría estar frenando la rotación de la estrella. Aina Palau y Josep Miquel Girart, expertos en radio-astronomía, comentan que “la no-detección del disco implica que éste, si existe, no es suficientemente masivo como para ser capaz de modificar la rotación de la estrella, y el cambio en su rotación sólo puede ser debido al campo magnético”. Haber encontrado magnetares con campos magnéticos tan débiles puede indicar que el ritmo de nacimiento de estos objetos es entre cinco y diez veces superior a lo que se creía pero deben encontrarse “escondidos” en el Universo ya que no se detectan fácilmente. Esto indicaría que las estrellas masivas, que explotan en forma de supernova, podrían generar, durante la explosión, estos campos magnéticos muy altos en su núcleo o simplemente ya estén altamente magnetizadas en su estadio previo. El estudio sobre SGR 0418+5729 abre las puertas a intuir que un fracción considerable de gamma-ray bursts (erupciones violentas en altas energías) pueden ser una señal de la formación de magnetares. Según los modelos teóricos, se espera observar al menos uno de estos objetos cada año en nuestra galaxia, lo cual permitirá incrementar el número de eventos observados y entender mejor de donde provienen estos monstruos magnéticos.   Magnetares vs Radio Púlsares Los magnetares son, en efecto, estrellas de neutrones que tienen campos magnéticos muy intensos, aproximadamente 1000 veces más que los radio púlsares normales. Nacidas de las explosiones de supernovas, estas estrellas de neutrones se caracterizan por rotar extremadamente rápido (0.3-12s), tener una masa un poco mayor a la del Sol pero concentrada en un radio de 10 kilómetros aproximadamente, es decir, como el tamaño de la ciudad de Barcelona. Su edad se determina a través de su velocidad de rotación ya que a medida que evolucionan, rotan cada vez más lento. El campo magnético de un magnetar es aproximadamente 1.000 veces mayor que el de un púlsar normal, que, a su vez, es alrededor de mil billones de veces mayor que el del Sol. Además, estos campos magnéticos tan elevados tienen líneas magnéticas extremadamente torcidas que de repente se rompen y experimentan erupciones de partículas de muy altas energías, tal como sucede en el Sol, pero a una escala mucho mayor. Por el contrario, los púlsares no experimentan erupciones repentinas, y tienen una emisión tranquila y moderada.   Referencia: N. Rea, G. L. Israel, J. A. Pons, R. Turolla, D. Vigano, S. Zane, P. Esposito, R. Perna, A. Papitto, G. Terreran, A. Tiengo, D. Salvetti, J. M. Girart, A. Palau, A. Possenti, M. Burgay, E. Gogus, A. Caliandro, C. Kouveliotou, D. Gotz, R. P. Mignani, E. Ratti, L. Stella. The outburst decay of the low magnetic field magnetar SGR 0418+5729.  (arXiv:1303.5579)     Nota de Prensa - NASA: http://www.nasa.gov/mission_pages/chandra/multimedia/sgr0418.html     Información de Contacto   Nanda Rea Email: rea@ice.csic.es /rea@ice.cat Tel: 93 581 4366   Departament de Comunicació Científica Institut d’Estudis Espacials de Catalunya (IEEC) Alina Hirschmann Tel: 93 581 4779 Email: alina@ieec.cat           Enlaces de interés   ·       Multi-MEssenger APproach to AStro-PArticle Physics (Grupo de Investigacion del ICE(CSIC-IEEC)): http://www.ice.csic.es/research/map/MAP.html   ·       Sitio web de Chandra-NASA: http://www.nasa.gov/mission_pages/chandra/main/index.html ·       Sitio web XMM-Newton: http://sci.esa.int/science-e/www/area/index.cfm?fareaid=23 ·       Sitio web Swift: https://heasarc.gsfc.nasa.gov/docs/swift/       Imágenes   Figura 1: Imagen artística del interior de un magnetar, donde se generan las lineas del campo magnético que luego emergen hacia el exterior. Crédito: NASA   Figura 2: Fotografía astronómica combinada en rayos X, óptico y en longitudes de radio del magnetar (punto de color rosa en el centro de la imagen). Crédito: Swift, Chandra, XMM-Newton, William Herschel


Nota de Prensa (PDF)
22
Mayo 2013

L’anticua del cometa C/2011 L4 PANSTARRS registrada amb el telescopi robòtic de l’Observatori Astronòmic del Montsec


Els resultats científics obtinguts del seu seguiment es presentaran a Londres durant el congrés internacional European Planetary Science Congress. El telescopi Joan Oró, que ha fet el seguiment del cometa, està ubicat a l’Observatori Astronòmic del Montse
  ·       Els resultats científics obtinguts del seu seguiment es presentaran a Londres durant el congrés internacional European Planetary Science Congress. ·       El telescopi Joan Oró, que ha fet el seguiment del cometa, està ubicat a l’Observatori Astronòmic del Montsec (OAdM), Àger, Lleida   Barcelona 22.05.2013   Els cometes són freqüents visitants del Sistema Solar interior, essent blocs quilomètrics composats per una feble amalgama de petites partícules minerals, gels i matèria orgànica que es van consolidar a les regions externes durant els primers estadis formatius del nostre sistema planetari fa ara uns 4.567 milions d’anys. A banda dels cometes periòdics que segueixen òrbites definides i predictibles, cada any prop d’una desena de nous cometes són descoberts per professionals i afeccionats d’arreu del món. Tot just un d’aquest cometes no periòdics, anomenat C/2011 L4 PANSTARRS, va ser descobert el juny de 2011 per R. Wainscoat i David Tholen fent servir el telescopi Pan-STARRS que es troba prop del cim de Haleakala a la illa de Maui a Hawaii (EUA). Tot just ara que s’allunya després del seu pas més proper al Sol, conegut com a periheli, és possible la seva observació amb prismàtics i telescopis.   Efectivament, aquestes nits tenim, des de Catalunya, el cometa C/2011 L4 PANSTARRS, ben favorable per a la seva observació a l’horitzó Nord. Aquest cometa va ser visible al cel de la tarda prop del seu periheli durant el passat mes de març però ara la geometria amb la que observem el seu allunyament del Sistema Solar interior ens permet contemplar-lo a una regió a mitjana alçada de la volta celeste prop de l’Ossa Menor. Aquesta segona oportunitat que ens ofereix aquest cometa ha estat ben aprofitada pel Grup de Meteorits, Cóssos Menors i Ciències Planetàries de l’Institut de Ciències de l’Espai (CSIC-IEEC) que dins del seu programa de seguiment fotomètric de cometes des del Observatori Astronòmic del Montsec va programar amb molts mesos d’antelació el seu estudi. Els treballs de seguiment d’aquest cometa, en paraules de l’investigador principal, el Dr. Josep M. Trigo: “El Telescopi Joan Oró ha superat el repte de fer un bon seguiment al cometa amb matrícula, a banda d’obtenir resultats científics satisfactoris que presentarem a Londres durant el European Planetary Science Congress (EPSC), ha generat a més a més imatges realment espectaculars de les diverses cues que els cometes solen desplegar durant la seva breu estada a la regió situada entre els planetes rocosos. En particular, donada la geometria en que observem el cometa, podem veure tot just ara la seva anticua”. Aquesta és formada per partícules de major tamany que reflecteixen la llum del Sol i la fan aparèixer en direcció solar: clarament oposada a les altres dues cues típiques: iònica i de pols. Les partícules que conformen l’anticua queden situades al pla orbital del cometa i que, en condicions favorables, si són creuades per la Terra donen lloc a les conegudes pluges de meteors. Segons sembla, per l’activitat que ha desenvolupat durant el seu trànsit pel sistema solar interior, estem front a un cometa que posseeix un diàmetre proper al quilòmetre però amb moltes regions actives dignes d’estudi. Així, l’aplicació directa d’un filtre Larson-Sekanina ha revelat la presència de diversos dolls de gas i petites partícules emeses des de regions superficials degut a la sublimació del gel intersticial. Els cometes continuen fascinant-nos i, des de que la sonda Stardust de la NASA va portar partícules del cometa 81P/Wild 2 per al seu estudi als laboratoris terrestres, som convençuts de que amaguen els més íntims secrets sobre l’evolució físico-química del nostre Sistema Solar. El Telescopi robòtic Joan Oró, amb un mirall de 0.8 m de diàmetre, és propietat de la Generalitat de Catalunya i és operat per l’Institut d’Estudis Espacials de Catalunya (IEEC). Forma part de l’Observatori Astronòmic del Montsec (OAdM) que, alhora, es troba integrat al Parc Astronòmic del Montsec (PAM).   Imatges i Peus             Figura 1. El cometa C/2011 L4 PANSTARRS captat pel Telescopi robòtic Joan Oró de 0.8 m de diàmetre pertanyent a l’OAdM el passat 12.072 de Maig de 2013. El camp cobreix aproximadament la meitat del diàmetre de la Lluna i el Nord queda dalt i l’Oest a l’esquerra, tot just cap a on apunta l’anticua de natura més prima. Tractament de la imatge: Josep M. Trigo/ D. Rodríguez Figura 2. Un filtre Larson-Sekanina de la regió interna de la coma de l’anterior figura revela diversos jets sortint de l’anomenat fals nucli. Imatge tractada: Josep M. Trigo/ J. Lacruz   Referencia: Trigo-Rodríguez J.M. et al., 2013, Monitoring non-periodic comet C/2011 L4 PANSTARRS using Joan Oró 0.8m robotic telescope at OAdM, EPSC abstract #1029, Londres, UK.   Enllaços d’interés   ·       Grup de Meteorits, Cóssos Menors i Ciències Planetàries de l’ICE (CSIC-IEEC): http://www.ice.csic.es/es/view_research_line.php?RID=16 ·       Observatori Astronòmic del Montsec (OAdM): www.oadm.cat ·       Parc Astronòmic del Montsec (PAM): www.parcastronomic.cat   Nota de Prensa (PDF)

Informació de Contacte     Josep Maria Trigo Rodriguez Email: trigo@ice.csic.es / trigo@ice.cat Tel: 93 581 4778     Departament de Comunicació Científica Alina Hirschmann Tel: 93 280 2088 Email: alina@ieec.cat
02
Mayo 2013

Oferta doctoral en Física de Astro-Partículas en el Instituto de Ciencias del Espacio


Propuesta de Tesis para una beca FPI

The research group on the multi-messenger approach to astro-particle physics (MAP) of the Institute of Space Sciences is looking for a student to apply for a pre-assigned-to-our-group FPI (Spanish government’s) 4-years PhD student fellowship. The FPI program is expected to open its call in early 2013 to start in the second semester. The candidate should have a MsS in the field (following the Bologna Declaration).
Main considerations for selection are excellent grades and unmatched motivation. We are looking for someone eager to learn and collaborate in forefront science on experimental and theoretical (mostly Galactic) high- energy astrophysics research. The MAP group formally participates on CTA, MAGIC, and Fermi-LAT experiments. The Ph.D. student will be expected to participate in these experiments, analyzing data and participating in observation shifts, as well as carry on phenomenological interpretation of these observations.
We offer close supervision, a very active group and Institute, an international network of collaborators, and a friendly atmosphere. We are currently pursuing long-term research on pulsar/pulsar wind nebula complex, SNRs, and the neutron star zoo.
For informal consultations please write to Emma de Oña Wilhelmi and Diego F. Torres at: wilhelmi@ieec.uab.es / dtorres@ieec.uab.es
http://www.ice.csic.es/research/map/MAP.html
17
Abril 2013

Una bola de fuego cruza el cielo de Madrid y convierte la noche en día


El bólido, un fragmento de un cometa, impactó la noche del sábado contra la atmósfera a una velocidad de 75.000 km/h
REF: ABC.es 16.04.2013 Judith de Jorge
Una bola de fuego muy brillante cruzó el cielo del centro de la península la noche del pasado sábado. El bólido impactó contra la atmósfera a gran velocidad, 75.000 km/h, y estalló con un fogonazo realmente impresionante. Durante algunos segundos la noche se convirtió en día, según afirman algunos testigos. Al parecer, se trata de un fragmento de hielo y roca procedente de un cometa aún por determinar. Los expertos descartan que puedan recogerse meteoritos. El fenómeno se produjo a las 23.45 hora pensinsular española, cuando el superbólido entró sobre la vertical de la localidad de Villamuela, en la provincia de Toledo. Se inició a 100 km de altura y avanzó hacia Madrid. Se desintegró sobre Serranillos del Valle. «Los testimonios de testigos que estaban en esa zona dicen que fue impresionante, muy brillante», asegura José Mª Madiedo, profesor titular de la Universidad de Huelva y miembro de la Red Española de Investigación sobre Bólidos y Meteoros. Cámaras de alta sensibilidad de esta red que controlan el cielo nocturno instaladas en Huelva, Sevilla, Granada y Murcia también lo registraron y dieron aviso automático. «Estos bólidos son totalmente inesperados y cuando ocurren te dejan con la boca abierta», afirma Madiedo. La grabación realizada desde el Observatorio Astronómico de La Hita (Toledo) que se puede ver sobre estas líneas no deja lugar a dudas. El tamaño del fragmento todavía está por analizar, pero el científico cree que se encuentra entre los 100 y 500 kilos. Estalló a 70 km de altura y, por la altura y composición -hielo y roca- se destruyó completamente. «Solo habría podido llegar algo si hubiera estallado a 20 km sobre el suelo, y muy difícilmente», apunta el especialista. El meteorito de Rusia Según Madiedo, en nuestro país «fenómenos como este ocurren una o dos veces al año como mucho, aunque hay años en los que no se registra ninguno». El 13 de julio de 2012 se observó sobre Madrid otro bólido aún más brillante, de 2 toneladas de masa, que también convirtió la noche en día provocó incluso un sonido como el de un avión que rompe la barrera del sonido. «Mucha gente cree que estos fenómenos ocurren ahora con más frecuencia que antes, pero no es cierto, es solo que la opinión pública está más sensibilizada por casos que son casuales», señala. Madiedo desvincula este bólido con el del año pasado de Madrid y añade que, por supuesto, tampoco tiene nada que ver con el de Rusia, que dejó un millar de heridos el pasado febrero. Pero el caso ha llamado la atención desde ese punto del mundo y la televisión rusa ha solicitado las imágenes del nuevo bólido madrileño para emitirlas. Desde el Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC-IEEC) se analizará detalladamente el espectro de emisión del bólido para conocer en más detalle su composición química, informa el astrofísico Josep Mª Trigo.   Referencia: ABC.es  - link al artículo
Institute of Space Sciences (IEEC-CSIC)

Campus UAB, Carrer de Can Magrans, s/n
08193 Barcelona.
Phone: +34 93 737 9788
Email: ice@ice.csic.es
Website developed with RhinOS

Síguenos


An institute of the Consejo Superior de Investigaciones Científicas

An institute of the Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Affiliated with the Institut d'Estudis Espacials de Catalunya

Affiliated with the Institut d'Estudis Espacials de Catalunya