News & Press releases

Número de entradas: 103

23
Mayo 2013

El más debil y más viejo de los monstruosos magnetares anómalos


Ubicado en nuestra misma galaxia, el magnetar se encuentra a unos 6500 años de luz de distancia y es el más viejo de su clase. Sus propiedades han cuestionado la forma en que evolucionan las explosiones de supernovas, que dan lugar al nacimiento de estos
Barcelona 23.05.2013   Parece ser que los magnetares débiles comienzan a ser más frecuentes de lo que se creía ya que en un proyecto liderado por la investigadora Nanda Rea, junto con J.M.Girart, A. Palau y A. Papitto, del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC-IEEC) ubicado en el campus de la UAB, se ha logrado confirmar un nuevo magnetar anómalo, SGR 0418+5729, el segundo de su clase. Los resultados de este estudio serán publicados el próximo mes de junio, en la revista The Astrophysical Journal. En realidad, este magnetar fue el primero en detectarse pero el segundo en confirmarse al 100% después del primer magnetar anómalo SWIFT J1822.31606, también descubierto por un grupo de científicos liderados por Rea. Contrario a lo que predecía la teoría, SGR 0418+5729, detectado en el 2010, presentó las erupciones violentas y repentinas en altas energías (gamma-ray bursts) típicas de un magnetar clásico pero ha demostrado tener un campo magnético muy débil en comparación con otros magnetares. Su campo magnético es tan bajo que los investigadores han podido estimar su edad en aproximadamente 550.000 años y deducir que es el magnetar más antiguo que existe hasta el momento. Por ende, tal y como comenta Rea “este descubrimiento tiene importantes consecuencias sobre la evolución de las estrellas de neutrones y el posible entendimiento que tenemos de las explosiones de supernovas”. Las observaciones en rayos-X de SGR 0418+5729 se llevaron a cabo durante más de tres años con los telescopios espaciales Chandra, XMM Newton, RXTE y Swift, de la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia Espacial Estadounidense (NASA). Se han necesitado las observaciones de tantos instrumentos espaciales porque, como comenta Alessandro Papitto, experto en el análisis temporal de púlsares, “para medir el campo magnético con alta precisión, se necesita obtener observaciones durante muchos años y de forma muy regular”. Paralelamente, se hicieron observaciones en longitudes de onda radio, en óptico y rayos gamma pero no se logró detectar el objeto en estas longitudes de onda, descartando, así, la posibilidad de que haya un disco de polvo alrededor del magnetar que podría estar frenando la rotación de la estrella. Aina Palau y Josep Miquel Girart, expertos en radio-astronomía, comentan que “la no-detección del disco implica que éste, si existe, no es suficientemente masivo como para ser capaz de modificar la rotación de la estrella, y el cambio en su rotación sólo puede ser debido al campo magnético”. Haber encontrado magnetares con campos magnéticos tan débiles puede indicar que el ritmo de nacimiento de estos objetos es entre cinco y diez veces superior a lo que se creía pero deben encontrarse “escondidos” en el Universo ya que no se detectan fácilmente. Esto indicaría que las estrellas masivas, que explotan en forma de supernova, podrían generar, durante la explosión, estos campos magnéticos muy altos en su núcleo o simplemente ya estén altamente magnetizadas en su estadio previo. El estudio sobre SGR 0418+5729 abre las puertas a intuir que un fracción considerable de gamma-ray bursts (erupciones violentas en altas energías) pueden ser una señal de la formación de magnetares. Según los modelos teóricos, se espera observar al menos uno de estos objetos cada año en nuestra galaxia, lo cual permitirá incrementar el número de eventos observados y entender mejor de donde provienen estos monstruos magnéticos.   Magnetares vs Radio Púlsares Los magnetares son, en efecto, estrellas de neutrones que tienen campos magnéticos muy intensos, aproximadamente 1000 veces más que los radio púlsares normales. Nacidas de las explosiones de supernovas, estas estrellas de neutrones se caracterizan por rotar extremadamente rápido (0.3-12s), tener una masa un poco mayor a la del Sol pero concentrada en un radio de 10 kilómetros aproximadamente, es decir, como el tamaño de la ciudad de Barcelona. Su edad se determina a través de su velocidad de rotación ya que a medida que evolucionan, rotan cada vez más lento. El campo magnético de un magnetar es aproximadamente 1.000 veces mayor que el de un púlsar normal, que, a su vez, es alrededor de mil billones de veces mayor que el del Sol. Además, estos campos magnéticos tan elevados tienen líneas magnéticas extremadamente torcidas que de repente se rompen y experimentan erupciones de partículas de muy altas energías, tal como sucede en el Sol, pero a una escala mucho mayor. Por el contrario, los púlsares no experimentan erupciones repentinas, y tienen una emisión tranquila y moderada.   Referencia: N. Rea, G. L. Israel, J. A. Pons, R. Turolla, D. Vigano, S. Zane, P. Esposito, R. Perna, A. Papitto, G. Terreran, A. Tiengo, D. Salvetti, J. M. Girart, A. Palau, A. Possenti, M. Burgay, E. Gogus, A. Caliandro, C. Kouveliotou, D. Gotz, R. P. Mignani, E. Ratti, L. Stella. The outburst decay of the low magnetic field magnetar SGR 0418+5729.  (arXiv:1303.5579)     Nota de Prensa - NASA: http://www.nasa.gov/mission_pages/chandra/multimedia/sgr0418.html     Información de Contacto   Nanda Rea Email: rea@ice.csic.es /rea@ice.cat Tel: 93 581 4366   Departament de Comunicació Científica Institut d’Estudis Espacials de Catalunya (IEEC) Alina Hirschmann Tel: 93 581 4779 Email: alina@ieec.cat           Enlaces de interés   ·       Multi-MEssenger APproach to AStro-PArticle Physics (Grupo de Investigacion del ICE(CSIC-IEEC)): http://www.ice.csic.es/research/map/MAP.html   ·       Sitio web de Chandra-NASA: http://www.nasa.gov/mission_pages/chandra/main/index.html ·       Sitio web XMM-Newton: http://sci.esa.int/science-e/www/area/index.cfm?fareaid=23 ·       Sitio web Swift: https://heasarc.gsfc.nasa.gov/docs/swift/       Imágenes   Figura 1: Imagen artística del interior de un magnetar, donde se generan las lineas del campo magnético que luego emergen hacia el exterior. Crédito: NASA   Figura 2: Fotografía astronómica combinada en rayos X, óptico y en longitudes de radio del magnetar (punto de color rosa en el centro de la imagen). Crédito: Swift, Chandra, XMM-Newton, William Herschel


Nota de Prensa (PDF)
22
Mayo 2013

L’anticua del cometa C/2011 L4 PANSTARRS registrada amb el telescopi robòtic de l’Observatori Astronòmic del Montsec


Els resultats científics obtinguts del seu seguiment es presentaran a Londres durant el congrés internacional European Planetary Science Congress. El telescopi Joan Oró, que ha fet el seguiment del cometa, està ubicat a l’Observatori Astronòmic del Montse
  ·       Els resultats científics obtinguts del seu seguiment es presentaran a Londres durant el congrés internacional European Planetary Science Congress. ·       El telescopi Joan Oró, que ha fet el seguiment del cometa, està ubicat a l’Observatori Astronòmic del Montsec (OAdM), Àger, Lleida   Barcelona 22.05.2013   Els cometes són freqüents visitants del Sistema Solar interior, essent blocs quilomètrics composats per una feble amalgama de petites partícules minerals, gels i matèria orgànica que es van consolidar a les regions externes durant els primers estadis formatius del nostre sistema planetari fa ara uns 4.567 milions d’anys. A banda dels cometes periòdics que segueixen òrbites definides i predictibles, cada any prop d’una desena de nous cometes són descoberts per professionals i afeccionats d’arreu del món. Tot just un d’aquest cometes no periòdics, anomenat C/2011 L4 PANSTARRS, va ser descobert el juny de 2011 per R. Wainscoat i David Tholen fent servir el telescopi Pan-STARRS que es troba prop del cim de Haleakala a la illa de Maui a Hawaii (EUA). Tot just ara que s’allunya després del seu pas més proper al Sol, conegut com a periheli, és possible la seva observació amb prismàtics i telescopis.   Efectivament, aquestes nits tenim, des de Catalunya, el cometa C/2011 L4 PANSTARRS, ben favorable per a la seva observació a l’horitzó Nord. Aquest cometa va ser visible al cel de la tarda prop del seu periheli durant el passat mes de març però ara la geometria amb la que observem el seu allunyament del Sistema Solar interior ens permet contemplar-lo a una regió a mitjana alçada de la volta celeste prop de l’Ossa Menor. Aquesta segona oportunitat que ens ofereix aquest cometa ha estat ben aprofitada pel Grup de Meteorits, Cóssos Menors i Ciències Planetàries de l’Institut de Ciències de l’Espai (CSIC-IEEC) que dins del seu programa de seguiment fotomètric de cometes des del Observatori Astronòmic del Montsec va programar amb molts mesos d’antelació el seu estudi. Els treballs de seguiment d’aquest cometa, en paraules de l’investigador principal, el Dr. Josep M. Trigo: “El Telescopi Joan Oró ha superat el repte de fer un bon seguiment al cometa amb matrícula, a banda d’obtenir resultats científics satisfactoris que presentarem a Londres durant el European Planetary Science Congress (EPSC), ha generat a més a més imatges realment espectaculars de les diverses cues que els cometes solen desplegar durant la seva breu estada a la regió situada entre els planetes rocosos. En particular, donada la geometria en que observem el cometa, podem veure tot just ara la seva anticua”. Aquesta és formada per partícules de major tamany que reflecteixen la llum del Sol i la fan aparèixer en direcció solar: clarament oposada a les altres dues cues típiques: iònica i de pols. Les partícules que conformen l’anticua queden situades al pla orbital del cometa i que, en condicions favorables, si són creuades per la Terra donen lloc a les conegudes pluges de meteors. Segons sembla, per l’activitat que ha desenvolupat durant el seu trànsit pel sistema solar interior, estem front a un cometa que posseeix un diàmetre proper al quilòmetre però amb moltes regions actives dignes d’estudi. Així, l’aplicació directa d’un filtre Larson-Sekanina ha revelat la presència de diversos dolls de gas i petites partícules emeses des de regions superficials degut a la sublimació del gel intersticial. Els cometes continuen fascinant-nos i, des de que la sonda Stardust de la NASA va portar partícules del cometa 81P/Wild 2 per al seu estudi als laboratoris terrestres, som convençuts de que amaguen els més íntims secrets sobre l’evolució físico-química del nostre Sistema Solar. El Telescopi robòtic Joan Oró, amb un mirall de 0.8 m de diàmetre, és propietat de la Generalitat de Catalunya i és operat per l’Institut d’Estudis Espacials de Catalunya (IEEC). Forma part de l’Observatori Astronòmic del Montsec (OAdM) que, alhora, es troba integrat al Parc Astronòmic del Montsec (PAM).   Imatges i Peus             Figura 1. El cometa C/2011 L4 PANSTARRS captat pel Telescopi robòtic Joan Oró de 0.8 m de diàmetre pertanyent a l’OAdM el passat 12.072 de Maig de 2013. El camp cobreix aproximadament la meitat del diàmetre de la Lluna i el Nord queda dalt i l’Oest a l’esquerra, tot just cap a on apunta l’anticua de natura més prima. Tractament de la imatge: Josep M. Trigo/ D. Rodríguez Figura 2. Un filtre Larson-Sekanina de la regió interna de la coma de l’anterior figura revela diversos jets sortint de l’anomenat fals nucli. Imatge tractada: Josep M. Trigo/ J. Lacruz   Referencia: Trigo-Rodríguez J.M. et al., 2013, Monitoring non-periodic comet C/2011 L4 PANSTARRS using Joan Oró 0.8m robotic telescope at OAdM, EPSC abstract #1029, Londres, UK.   Enllaços d’interés   ·       Grup de Meteorits, Cóssos Menors i Ciències Planetàries de l’ICE (CSIC-IEEC): http://www.ice.csic.es/es/view_research_line.php?RID=16 ·       Observatori Astronòmic del Montsec (OAdM): www.oadm.cat ·       Parc Astronòmic del Montsec (PAM): www.parcastronomic.cat   Nota de Prensa (PDF)

Informació de Contacte     Josep Maria Trigo Rodriguez Email: trigo@ice.csic.es / trigo@ice.cat Tel: 93 581 4778     Departament de Comunicació Científica Alina Hirschmann Tel: 93 280 2088 Email: alina@ieec.cat
02
Mayo 2013

Oferta doctoral en Física de Astro-Partículas en el Instituto de Ciencias del Espacio


Propuesta de Tesis para una beca FPI

The research group on the multi-messenger approach to astro-particle physics (MAP) of the Institute of Space Sciences is looking for a student to apply for a pre-assigned-to-our-group FPI (Spanish government’s) 4-years PhD student fellowship. The FPI program is expected to open its call in early 2013 to start in the second semester. The candidate should have a MsS in the field (following the Bologna Declaration).
Main considerations for selection are excellent grades and unmatched motivation. We are looking for someone eager to learn and collaborate in forefront science on experimental and theoretical (mostly Galactic) high- energy astrophysics research. The MAP group formally participates on CTA, MAGIC, and Fermi-LAT experiments. The Ph.D. student will be expected to participate in these experiments, analyzing data and participating in observation shifts, as well as carry on phenomenological interpretation of these observations.
We offer close supervision, a very active group and Institute, an international network of collaborators, and a friendly atmosphere. We are currently pursuing long-term research on pulsar/pulsar wind nebula complex, SNRs, and the neutron star zoo.
For informal consultations please write to Emma de Oña Wilhelmi and Diego F. Torres at: wilhelmi@ieec.uab.es / dtorres@ieec.uab.es
http://www.ice.csic.es/research/map/MAP.html
17
Abril 2013

Una bola de fuego cruza el cielo de Madrid y convierte la noche en día


El bólido, un fragmento de un cometa, impactó la noche del sábado contra la atmósfera a una velocidad de 75.000 km/h
REF: ABC.es 16.04.2013 Judith de Jorge
Una bola de fuego muy brillante cruzó el cielo del centro de la península la noche del pasado sábado. El bólido impactó contra la atmósfera a gran velocidad, 75.000 km/h, y estalló con un fogonazo realmente impresionante. Durante algunos segundos la noche se convirtió en día, según afirman algunos testigos. Al parecer, se trata de un fragmento de hielo y roca procedente de un cometa aún por determinar. Los expertos descartan que puedan recogerse meteoritos. El fenómeno se produjo a las 23.45 hora pensinsular española, cuando el superbólido entró sobre la vertical de la localidad de Villamuela, en la provincia de Toledo. Se inició a 100 km de altura y avanzó hacia Madrid. Se desintegró sobre Serranillos del Valle. «Los testimonios de testigos que estaban en esa zona dicen que fue impresionante, muy brillante», asegura José Mª Madiedo, profesor titular de la Universidad de Huelva y miembro de la Red Española de Investigación sobre Bólidos y Meteoros. Cámaras de alta sensibilidad de esta red que controlan el cielo nocturno instaladas en Huelva, Sevilla, Granada y Murcia también lo registraron y dieron aviso automático. «Estos bólidos son totalmente inesperados y cuando ocurren te dejan con la boca abierta», afirma Madiedo. La grabación realizada desde el Observatorio Astronómico de La Hita (Toledo) que se puede ver sobre estas líneas no deja lugar a dudas. El tamaño del fragmento todavía está por analizar, pero el científico cree que se encuentra entre los 100 y 500 kilos. Estalló a 70 km de altura y, por la altura y composición -hielo y roca- se destruyó completamente. «Solo habría podido llegar algo si hubiera estallado a 20 km sobre el suelo, y muy difícilmente», apunta el especialista. El meteorito de Rusia Según Madiedo, en nuestro país «fenómenos como este ocurren una o dos veces al año como mucho, aunque hay años en los que no se registra ninguno». El 13 de julio de 2012 se observó sobre Madrid otro bólido aún más brillante, de 2 toneladas de masa, que también convirtió la noche en día provocó incluso un sonido como el de un avión que rompe la barrera del sonido. «Mucha gente cree que estos fenómenos ocurren ahora con más frecuencia que antes, pero no es cierto, es solo que la opinión pública está más sensibilizada por casos que son casuales», señala. Madiedo desvincula este bólido con el del año pasado de Madrid y añade que, por supuesto, tampoco tiene nada que ver con el de Rusia, que dejó un millar de heridos el pasado febrero. Pero el caso ha llamado la atención desde ese punto del mundo y la televisión rusa ha solicitado las imágenes del nuevo bólido madrileño para emitirlas. Desde el Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC-IEEC) se analizará detalladamente el espectro de emisión del bólido para conocer en más detalle su composición química, informa el astrofísico Josep Mª Trigo.   Referencia: ABC.es  - link al artículo
16
Abril 2013

La nave Voyager 1 de la NASA explora los confines del sistema solar


Entrevista a J. Isern. Artículo escrito por el periodista Josep Corbella de La Vanguardia.
Los datos de la nave ayudan a entender qué ocurre en la periferia del sistema solar | Los científicos quieren llegar a la heliopausa, allí donde acaba la influencia del Sol Ciencia | 16/04/2013 - 00:45h | Actualizada a las 11:17h Imagen de la nave Voyager-1 GYI Josep Corbella- La Vanguardia Barcelona Es la botella al mar que ha llegado más lejos de cuantas ha lanzado la humanidad al gran océano cósmico. Con un mensaje para civilizaciones extraterrestres a bordo, la nave Voyager 1 de la NASA ha llegado a los confines del sistema solar después de más de 35 años de viaje. A la velocidad actual, le harían falta otros 70.000 años para llegar al sistema planetario más próximo. Si alguien algún día la encuentra y contesta, nosotros ya no estaremos aquí para escucharle.

Pero, mientras se alejan, la Voyager 1 y su nave gemela Voyager 2 siguen enviando a la Tierra datos científicos de gran interés, destaca el astrofísico Josep Lluís Ballester, de la Universitat de les Illes Balears. Se están adentrando en territorio inexplorado, por lo que "la información que transmiten es muy valiosa", afirma Ballester. "Por primera tenemos datos obtenidos in situ de esta región para ver cómo es la frontera" entre el sistema solar y el medio interestelar.

La NASA mantiene en el Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, California, un pequeño equipo de ingenieros que sigue en contacto permanente con las Voyager. Gracias a los datos transmitidos por las sondas, el pasado diciembre se descubrió que en la periferia del sistema solar hay una región hasta ahora desconocida donde las líneas del campo magnético solar parecen alinearse con las del espacio exterior. En esta región, que los astrofísicos han llamado la autopista magnética, las partículas cargadas del sistema solar pueden salir a gran velocidad y las partículas del espacio interestelar pueden entrar.

Por el contrario, las Voyager no han encontrado ningún rastro de otra región predicha por la teoría llamada arco de choque, que se esperaba encontrar allí donde las partículas que forman el viento solar impactan contra el medio interestelar. "Son observaciones muy útiles porque es una región muy turbulenta que no conocemos bien y que es clave para comprender mejor la radiación cósmica", explica Jordi Isern, director del Institut d'Estudis Espacials de Catalunya (IEEC).

La meta a la que los ingenieros y científicos esperan que lleguen las Voyager es la heliopausa, la frontera final del sistema solar, allí donde el viento de partículas procedentes del Sol se detiene ante el viento de partículas que vienen del resto de la galaxia.

El 25 de agosto, cuando se encontraba a más de 18.000 millones de kilómetros del Sol (122 veces más lejos que la Tierra), allí donde la estrella ya sólo es un diminuto punto de luz en el cielo, la Voyager 1 detectó un cambio brusco en la intensidad de los rayos cósmicos que vienen del espacio exterior.

El dato, presentado el mes pasado en el congreso de la Unión Geofísica Americana, fue recibido con entusiasmo porque invitaba a pensar que la humanidad había llegado por primera vez a la heliopausa con una nave.

Ante la expectación creada, la NASA aclaró en un comunicado que "el consenso en el equipo científico de Voyager es que la nave aún no ha salido del sistema solar". La Voyager 1 se encuentra en una nueva región, admitió la agencia espacial, pero falta observar un cambio en la dirección del campo magnético como "último indicador crítico para haber llegado al espacio interestelar y este  cambio de dirección aún no se ha observado”. Si las dos Voyager han llegado tan lejos es porque sus misiones se diseñaron para explorar los cuatro planetas gaseosos del sistema solar y sus lunas, que eran gigantes desconocidos cuando se lanzaron las naves en 1977. A diferencia de misiones posteriores, que se han situado en órbita alrededor de Júpiter y de Saturno para explorarlos en detalle, las Voyager sobrevolaron los cuatro grandes planetas y pasaron de largo. Los miles de imágenes que transmitieron de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno cambiaron para siempre la visión que tiene la humanidad del sistema solar exterior. Los grandes hitos de la misión incluyen, entre otros, los volcanes de la luna Io de Júpiter; la superficie helada de la luna Europa, bajo la que parece haber un océano de agua que podría albergar vida; las imágenes en alta resolución de Saturno que han ilustrado libros de texto en todo el mundo; o las turbulentas atmósferas de Urano y Neptuno dominadas por colores azules. Tras sobrepasar la órbita de Neptuno, las Voyager siguieron alejándose del Sol y navegando rumbo al espacio interestelar. “El suyo es un viaje de exploración que aún no ha terminado”, recuerda Josep Lluís Ballester, de la Universidad de les Illes Balears. “Si salen del sistema solar, cruzan la frontera entre la heliosfera [la región del espacio dominada por el Sol] y el espacio exterior, y podemos recibir datos, será un hito muy importante en la historia de la exploración”. Alimentadas por la electricidad generada por la radiactividad de una carga de plutonio 238, las Voyager disponen de combustible suficiente para mantener sus instrumentos operativos hasta la próxima década. La Voyager 1, que sólo visitó Júpiter y Saturno y después ya tomó la salida en dirección al espacio interestelar, resistirá por lo menos hasta el 2025. A la Voyager 2, que se entretuvo visitando además Urano y Neptuno, le queda combustible hasta poco más allá del 2020 y no ha llegado tan lejos. En estas condiciones, los responsables de la misión confían sobre todo en la Voyager 1 para estudiar el paso por la heliopausa y la inmersión en el espacio interestelar. Será un último servicio a la humanidad antes de agotar sus reservas de plutonio, dejar de registrar datos y cortar las comunicación con la Tierra a finales de la próxima década. Después, convertida en nave fantasma, continuará en silencio su viaje al fin de la noche.   Referencia del Artículo: http://www.lavanguardia.com/ciencia/20130416/54371245807/nave-voyager-1-nasa-sistema-solar.html

Leer más: http://www.lavanguardia.com/ciencia/20130416/54371245807/nave-voyager-1-nasa-sistema-solar.html#ixzz2Qd56Ta6W
20
Marzo 2013

La misión Planck presenta sus primeras imágenes del universo primordial, con un nivel de precisión sin precedentes


Los resultados obtenidos logran determinar los parámetros cosmológicos con una precisión del 1%. (Crédito Imagen: ESA - C. Carreau)
  La misión Planck presenta sus primeras imágenes del universo primordial, con un nivel de precisión sin precedentes   ·       Los resultados obtenidos logran determinar los parámetros cosmológicos con una precisión del 1%. ·       Las imágenes obtenidas, que abarcan prácticamente todo el cielo, revelan con detalle exquisito cómo era el Universo durante sus primeras etapas evolutivas, es decir, cuando tenía solo unos 400.000 años de edad.     Barcelona, 20.03.2013 Mañana, 21 de marzo, la Agencia Espacial Europea (ESA) dará a conocer los primeros mapas y resultados cosmológicos del Universo obtenidos por el satélite PLANCK. Estos mapas tendrán una calidad nunca antes conseguida y mostrarán imágenes del Universo más antiguo, cuando este tenía solo unos 400.000 años de edad.   La misión PLANCK es un telescopio espacial lanzado en mayo del 2009 a una órbita a 1.500.000km de la tierra (L2). El telescopio orbita alrededor de este punto denominado lagrangiano, de gran estabilidad, mientras se mueve solidariamente con la tierra en torno al Sol. El telescopio, enfriado a una temperatura record de 0.1 grados por encima del cero absoluto (esto es, a 273.05 grados centígrados negativos), ha estado observando el Universo en ondas de radio milimétricas y submilimétricas para poder mapear las leves variaciones en la temperatura del fondo de radiación cósmica.   El Dr. Pablo Fosalba, cosmólogo del Instituto de Ciencias del Espacio (IEEC-CSIC) y miembro colaborador activo de la misión señala que “Si comparamos la edad actual del Universo con la edad de un hombre adulto, PLANCK ha obtenido el equivalente a una fotografía de gran calidad de su primer día de vida. Gracias a estas imágenes, se podrán acotar los parámetros cosmológicos básicos, algo así como el DNI del universo, con una precisión 10 veces mayor a la obtenida hasta la fecha”.   El grupo de cosmología del Instituto de Ciencias del Espacio (IEEC-CSIC) ha estado involucrado en la misión PLANCK desde sus comienzos en el año 1997. Desde sus inicio, formaron parte del equipo científico del proyecto, centrándose en el diseño y preparación del programa científico de la misión. Posteriormente, se centraron en el estudio de la señal polarizada del fondo de radiación cósmica, así como en la emisión contaminante de nuestra galaxia. El objetivo principal ha sido modelizar en toda su complejidad y riqueza de detalle, las observaciones del satélite PLANCK, para poder así extraer e interpretar adecuadamente toda la información procedente de estas imágenes únicas producidas por la luz proveniente del fondo cósmico de microondas.   El trabajo más destacado de Pablo Fosalba, co-autor de algunos de los artículos que se presentarán mañana, ha sido aportar nuevas evidencias del proceso de formación de grandes estructuras en el Universo estudiando la correlación que existe entre los mapas del fondo de radiación cósmica y los catálogos de galaxias, como el catálogo del Sloan Digital Sky Survey (SDSS). El estudio de esta correlación, conocida como efecto Integrado de Sachs Wolfe (ISW), dio sus primeros frutos en el 2003 cuando el equipo liderado por Pablo Fosalba, y en el que participaron otros miembros del ICE (IEEC-CSIC), Enrique Gaztañaga y Francisco Castander, logró su primera detección utilizando datos del satélite WMAP y los mayores catálogos de galaxias existentes en aquel momento (esto es, los catálogos SDSS y APM).   Este trabajo y otros estudios independientes, que obtuvieron resultados consistentes simultáneamente, fueron reconocidos por la revista Science, en el mismo año, como la revelación científica del año al aportar nueva evidencia de la existencia de energía oscura en el universo. Esta forma de energía, la más cuantiosa en el universo actual según una amplia mayoría de observaciones astronómicas, es responsable de la expansión acelerada del universo, como demostraron en su momento las pioneras medidas basadas en las explosiones de supernovas.   Por ende, mañana la ESA presentará las imágenes de PLANCK que corresponden a los primeros 15 meses de observación y muestran las primeras estructuras que se formaron en el Universo, aquellas que posteriormente dieron lugar a la formación de galaxias que hoy observamos en el cielo. A su vez, dará a conocer los primeros resultados sobre los parámetros básicos cosmológicos, con una precisión del 1%. Estas son unas cotas observacionales sobre el denominado modelo cosmológico estándar nunca antes obtenidas por un único experimento.   Se espera una segunda tanda de resultados para el año 2014, los cuales aportaran como principal novedad el análisis de la señal polarizada del fondo de radiación cósmica. Esta señal, todavía mas difícil y esquiva de medir, promete aportar una información complementaria y crucial para desentrañar la naturaleza del origen del universo.     Referencia:   Nota de Prensa (PDF)
Nota de Prensa oficial de la ESA: http://www.esa.int/Our_Activities/Space_Science/Planck/Call_for_Media_First_cosmology_results_from_ESA_s_Planck_mission Página web del grupo de Cosmología del Instituto de Ciencias del Espacio: http://www.ice.csic.es/view_research_line.php?RID=4     Información de Contacto   Pablo Fosalba Institut de Ciències de l’Espai, ICE (CSIC/IEEC) Email: fosalba@ieec.uab.es   Tel: +34 93 581 43 59     Departamento de Comunicación Científica Institut d’Estudis Espacials de Catalunya (IEEC) Alina Hirschmann: alina@ieec.cat  
12
Marzo 2013

Observar al Cometa PANSTARRS


Hoy y mañana serán los mejores días para al cometa
For those of you that would like to observe the comet PANSTARRS (C/2011 L4), it will become visible tonight, right after sunset. The best days to observe the comet will be the nights of 12-13 of March, according to the Minor Bodies and Meteorites’ ICE (MBM) research group.
If you’d like to observe it, just look towards the west around the Sun’s path and once the Sun has gone down (but the sky is still not completely dark), you’ll be able to spot it close to the moon. On the night of March 12th, it will be towards the upper left corner of the crescent moon and on March 13th, it will be below it. The comet’s tail will be pointing in opposite direction from the Sun.
This map shows the approximate location of the comet in the sky the night of the 12 and 13th of March.
Comet PANSTARRS seen from Barcelona The following link provide the ephemeris for the Montsec Astronomical Observatory (OAdM) location, provided by the MBM research group. Apparently, the best time to see it will be approximately 30 min after sunset.

  • Ephemeris Comet PANSTARRS  (pdf)


Enjoy it and if you see it and take pictures, send them throught email to the Science Communication and Public Outreach department (outreach@ieec.cat)  
06
Marzo 2013

El asteroide de Cheliábinsk ya se había cruzado antes con la órbita de la Tierra


Los últimos datos indican que en el momento de máximo brillo llevaba una velocidad de 18,6 kilómetros por segundo (Artículo del diario El País)
El asteroide de Cheliábinsk ya se había cruzado antes con la órbita de la Tierra Los últimos datos indican que en el momento de máximo brillo llevaba una velocidad de 18,6 kilómetros por segundo "La ventana se encendió. Fue como si toda la ciudad se hubiera iluminado" La noche del asteroide


Madrid 5 MAR 2013

El rastro del paso del asteoide sobre Chelyabinsk el pasado 15 de febrero. / Chelyabinsk.ru / ap El asteroide que estalló en el cielo sobre Cheliábinsk (Rusia), el 15 de febrero, seguía una órbita acercándose al Sol tanto como la distancia de Venus a la estrella y alejándose hasta el cinturón de asteroides, según los cálculos de los expertos que han analizado los datos registrados. El asteroide, que no tenía nada que ver con el que 16 horas después pasó muy cerca de la Tierra (a 27.700 kilómetros de la superficie del planeta), seguramente seguía esa trayectoria desde hace miles de años, cruzándose con la órbita terrestre, apuntan los científicos de la NASA. El superbólido de Cheliábinsk era un asteroide relativamente pequeño, de entre 17 a 20 metros, y entró en la atmósfera terrestre a gran velocidad con un ángulo pequeño. Al chocar con el aire emitió una tremenda cantidad de energía, se fragmentó a gran altura y generó una lluvia de fragmentos de diferentes tamaños que cayeron al suelo como meteoritos, resumen los especialistas del Programa de Objetos Cercanos a la Tierra (NEO) de la agencia espacial estadounidense. El bólido fue detectado por tanto la red internacional de sensores de infrasonidos desplegada en el planeta para vigilar las explosiones nucleares como por los detectores específicos del Gobierno estadounidense en diversos satélites del Departamento de Defensa. Además, numerosas cámaras de vídeo de testigos desde el suelo grabaron la bola de fuego en el cielo. El objeto pasó sobre la frontera de China, Mongolia y Kazajstán, mil kilómetros al sureste de Cheliábinsk, y sobrevoló el norte de ese último país hasta el lugar del estallido y máximo brillo. Todos los datos registrados del fenómeno están ayudando a los científicos a perfilar los detalles del fenómeno. El máximo brillo del superbólido se produjo a 23,3 kilómetros de altura sobre el suelo y su velocidad en ese momento era de 18,6 kilómetros por segundo, con una energía total radiada en equivalente a 90 kilotoneladas de TNT. Pero la energía total del impacto alcanzó las 440 kilotoneladas. "Durante la fase de entrada en la atmósfera, un objeto que impacta resulta ralentizado y calentado por la fricción atmosférica. Delante se forma una onda de choque y los gases atmosféricos resultan comprimidos y calentados", explican los expertos de la NASA en un comunicado. "Parte de esa energía se radia hacia el objeto rompiéndolo en muchos casos. La fragmentación incrementa la cantidad de atmósfera interceptada y, por tanto, se incrementa la fractura y el frenazo atmosférico". La extraordinaria bola de fuego ha sido la más energética que se ha registrado desde 1908, cuando se produjo el estallido de un objeto celeste sobre Tunguska, en Siberia. Los expertos confirman que los meteoritos recuperados en la zona de Chiliábinsk son condritas ordinarias con una densidad típica de 3,6 gramos por centímetro cúbico. La composición y la energía emitida en el estallido permiten a los científicos deducir que el diámetro del asteroide sería de unos 18 metros y su masa, unas 11.000 toneladas. El objeto llegó a la Tierra desde la dirección del Sol, lo que impidió su detección ya que los telescopios de los programas de seguimiento de NEO desde el suelo no pueden observar el cielo tan próximo a la estrella. “Este peligroso evento recuerda a nuestros gobernantes que, para evitar estos sesgos observacionales es preciso implementar sistemas de monitorización de los NEO desde el espacio y apoyar económicamente los ya existentes”, apunta, con preocupación por los recortes actuales en investigación, Josep María Trigo, experto del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC-IEEC). En cuanto al otro asteroide, el 2012 DA14 cuyo paso junto a la Tierra habían anticipado con precisión los científicos pero que solo se había descubierto un año antes, se acercó a nuestro planeta desde una dirección completamente diferente de la que siguió el de Cheliábinsk. Sus órbitas alrededor del Sol eran distintas y, como señala Trigo, “ahora no queda duda de que dinámicamente eran objetos sin ninguna relación”. Además, explican los expertos de la NASA, también la composición de uno y de otro excluyen cualquier relación entre ellos. Los análisis químicos de la luz reflejada por 2012 DA14, realizados por investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts, indican que su composición sería similar a las de dos grupos primitivos de condritas carbonáceas que poseen abundantes inclusiones ricas en calcio y aluminio en su estructura interna. Sin embargo, los meteoritos recogidos en Cheliábinsk son completamente diferentes, del grupo conocido como condritas ordinarias. Referencia: Artículo en El País - enlace
22
Febrero 2013

Las supernovas aceleran los protones de la radiación cósmica


Entrevista a Daniela Hadasch por el diario Nueva Tribuna.
Las supernovas aceleran los protones de la radiación cósmica   nuevatribuna.es | 18 Febrero 2013 - 13:19 h.
La Tierra recibe constantemente el bombardeo de partículas que golpean las capas más exteriores de la atmósfera. Esta cascada de partículas o radiación cósmica está formada mayormente por protones procedentes de la Vía Láctea que llegan a una alta velocidad y con gran energía. Un estudio internacional con participación de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) aporta por primera vez evidencias de que estos protones son acelerados durante las explosiones de estrellas masivas agotadas: las supernovas. Los resultados aparecen publicados en la revista Science. Un artículo en 'Science' confirma el origen de estas partículas que bombardean la Tierra Trabajos anteriores habían sugerido ya que el origen de estos rayos cósmicos se encontraba en los restos de la explosión de una estrella, los denominados “remanentes de supernova”, pero la prueba definitiva era difícil de obtener debido a que estas partículas son desviadas en su camino hacia la Tierra. Los investigadores han dado ahora con la pista definitiva tras cuatro años, de 2008 a 2012, de observaciones con el Large Area Telescope del telescopio espacial Fermi, de la NASA. En concreto, han estudiado los remanentes de supernova IC 433 y W44. Ambos están ubicados en la Vía Láctea, el primero en la constelación de Géminis, a unos 5.000 años luz de la Tierra, y el segundo en la constelación del Águila, a 10.000 años luz de distancia. Huellas en el espectro “Cuando los protones acelerados se topan con el material interestelar, producen otro tipo de partículas denominadas piones, que además son neutrales, y que a su vez se degradan y pasan a convertirse en rayos gamma. El análisis de los datos del espectro de radiación gamma nos ha permitido detectar la huella característica de la degradación de estos piones, la cual conecta inequívocamente la emisión de rayos gamma con los protones acelerados en los remanentes de supernova”, explica la investigadora del CSIC en el Instituto de Ciencias del Espacio Daniela Hadasch. Si el hallazgo tiene importancia es porque hay múltiples procesos en el universo que producen la emisión de rayos gamma. Cuando esta radiación es captada por un telescopio, es complicado distinguir si ha sido causada por protones o electrones de alta energía. Los investigadores esperan ahora determinar cómo se produce exactamente esa aceleración de la radiación cósmica en los restos de las supernovas y cuál es la energía que pueden alcanzar estas partículas.   Rerefencia: Nueva Tribuna - Article
21
Febrero 2013

J. M. Trigo Rodriguez ha sido entrevistado por varios medios de comunicación sobre el meteorito de Rusia y el asteroide 2012DA14


Listado de todas las entrevistas hechas.
Institute of Space Sciences (IEEC-CSIC)

Campus UAB, Carrer de Can Magrans, s/n
08193 Barcelona.
Phone: +34 93 737 9788
Email: ice@ice.csic.es
Website developed with RhinOS

Síguenos


An institute of the Consejo Superior de Investigaciones Científicas

An institute of the Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Affiliated with the Institut d'Estudis Espacials de Catalunya

Affiliated with the Institut d'Estudis Espacials de Catalunya